¿La agricultura ecológica es esencial para producir uvas de calidad?

Agricultura ecológica

El objetivo principal del viticultor es producir uvas de gran calidad en cantidades suficientes y asegurar así la rentabilidad de su cultivo. Esto puede conseguirse empleando diferentes métodos de cultivo, que van desde los clásicos, pasando por los biológicos, hasta la forma de cultivo biodinámica. Nosotros siempre defendemos la agricultura ecológica en todas sus ramas y vertientes alternativas para conseguir uvas de calidad, garantizar al consumidor un producto saludable y respetar al medio ambiente.

Las diferencias esenciales se refieren, sobretodo, a:

  1. Las medidas adoptadas para la lucha contra las enfermedades y los parásitos en las viñas.
  2. La forma de cultivo del suelo.
  3. El modo de combatir las hierbas no deseadas.
  4. La fertilización.
  5. La vinificación.

 

LA EXPLOTACIÓN ABUSIVA DE VIDES Y SUELOS

Desde 1.960 hasta 1.980, en la agricultura en general, se utilizaron los nuevos recursos químicos recién creados para combatir las enfermedades y los parásitos. Estos productos se comenzaban a utilizar en una fase determinada del crecimiento de la vid y de una manera periódica.

También, se tuvo poco cuidado en evitar las alteraciones del equilibrio ocasionadas por la fertilización, así como por la superproducción con potasio o nitratos.

En esa época no se podía, y tampoco se quería, considerar los efectos que algunos de estos productos tenían para el medio ambiente y el consumidor.

Poco a poco, un amplio sector de agricultores y consumidores empezó a plantearse este tipo de “explotación abusiva de vides y suelos” y, ya en la década de 1.970, aumentó muchísimo el interés por una forma de vida ecológica y alternativa.

Finca ecológica

Finca de viñedos de cultivo ecológico en el término de Las Conejeras – Adrada de Haza (Burgos)

PRODUCCIÓN EMPLEANDO MÉTODOS RESPETUOSOS CON EL MEDIO AMBIENTE

A principios de la década de 1.990, cada vez más viticultores se plantean llevar a cabo un cultivo de la vid ecológico. No son motivos económicos, los que en principio, motivan a los viticultores a trabajar con un tipo de agricultura limpia, sino la necesidad de optimizar la labor en la viña y obtener uvas de alta calidad.

Los principios básicos de la agricultura ecológica se plantean desde los siguientes puntos de vista:

  • La lucha contra las enfermedades o parásitos, sólo se lleva a cabo con productos de origen natural, cuyos elementos esenciales son el cobre y el azufre. Pero dado que el cobre aplicado en grandes cantidades perjudica los procesos biológicos, hoy día se intenta reducir su empleo o directamente no se utiliza.
    El suero de la leche es un remedio muy eficaz para combatir algunos hongos de la vid, como el oídio o el mildiu.
  • Para cultivar el suelo, el viticultor ecológico tiene que controlar de forma precisa el estado de la tierra para su correcto manejo. Sólo se arará la tierra cuando esté en tempero y no se volteará. Si la tierra que está en el interior se voltea o se saca a la superficie, los microorganismos beneficiosos del suelo morirán.
    Se darán dos o tres pases de arado al año y será importante amontonar la tierra alrededor de la cepa en invierno para protegerla del frio. A principios de primavera se procederá a retirar la cubierta para que las raíces de la cepa se oxigenen.
    Es importante aclarar que, debemos considerar muchos factores a la hora de trabajar la tierra: el tipo de suelo y su composición, el clima (temperaturas, pluviometría anual…), la orientación del viñedo, su formación (vaso o espaldera)…
  • Para eliminar las hierbas no deseadas no se utilizarán, jamás, herbicidas químicos. Se puede utilizar un procedimiento mecánico o bien manual.
  • La fertilización se realizará a través de abonos orgánicos como el compost. Se evitará introducir en el suelo un exceso de nitrógeno.

 

MÉTODOS DE CULTIVO BIODINÁMICOS

Esta forma de trabajo y de pensamiento, se basa en la idea de que la enfermedad de una planta (o de otros seres vivos) sólo es una señal que manifiesta la alteración del equilibrio natural.

Es evidente que es necesario tratar la enfermedad, aunque lo que se intenta, sobretodo, es volver a establecer ese equilibrio entre la planta y su entorno. Es obvio que esto no sucede de hoy a mañana, de la misma manera que no se puede transformar de un día para otro un sistema económico tradicional en uno biodinámico.

La agricultura biodinámica nació a principios del siglo XX en Alemania bajo la influencia de antropósofo Rudolf Steiner. Su concepto, que también es la base de una filosofía y de un método de enseñanza, se puede utilizar en todo el sector agrícola.Como medio de tratamiento, el viticultor que trabaja con este sistema biodinámico puede usar azufre y cobre en pequeñas dosificaciones.

Las vides pueden pulverizarse con preparaciones de cristales de cuarzo, ortigas y diente de león.

Para dinamizar la tierra en factible añadir, además del suplemento de abono, productos elaborados con asta.

Según la posición de los planetas del sistema solar, de las doce constelaciones, del Sol y de la Luna, varía la influencia cósmica sobre las plantas. Siempre que se respete este principio se refuerzan las diferentes acciones efectuadas.

Biodinámica

Según Steiner, los preparados para rociar, de boñiga en cuerno y de cuarzo en cuerno, afectarán la dinámica del crecimiento de la planta en todo su ciclo

Para el cultivo del suelo se escoge una influencia terrestre que estimule las raíces. Esta lección es preferible efectuarla por la tarde, puesto que hay que utilizar la energía del sol que se oculta.

Para estimular la formación de frutos, las cepas se cultivan bajo la influencia del calor. Este procedimiento conviene realizarlo por la mañana muy temprano para aprovechar la fuerza del sol naciente.

El calendario lunar, que se edita de nuevo cada año, da indicaciones precisas para cada día.La concepción biodinámica considera que la aplicación de elementos químicos en la agricultura es responsable de una serie de trastornos. Los herbicidas destruyen la vida del suelo e impiden un crecimiento sano de la vid. La planta que siente trastornado su equilibrio, atrae parásitos y enfermedades. Por otra parte, los elementos de tratamiento, también provocan alteraciones en el suelo. Puesto que de esta manera la influencia del terreno está descartada, los vinos también pierden en idiosincrasia.

Los métodos biodinámicos no son el camino más fácil, porque no suele haber una regla aplicable a cada situación. Todo viticultor que se dedique al cultivo biodinámico tiene que encontrar por si mismo las mejores soluciones para sus viñedos. La experiencia y una adecuada formación serán decisivas.

Calendario lunar
Inscríbete al “Curso de Agricultura Ecológica aplicada al
Viñedo y al Vino” y reserva tu plaza aquí

Deja tu comentario. Nos ayudará saber cuál es tu opinión para crear nuevos artículos y si tienes cualquier pregunta o duda estaremos encantados de responderte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *