¿Qué es la agricultura ecológica? Principios básicos

Agricultura ecológica

La agricultura ecológica es aquella que no utiliza ningún producto químico de síntesis u organismos genéticamente modificados (OGMs) para el cultivo de la tierra y la obtención de alimentos.

Entendemos como producto químico de síntesis animal, vegetal o mineral, aquel que está procesado o sintetizado en un laboratorio y, por lo tanto, que no se ha obtenido de la naturaleza.

La utilización de los productos químicos de síntesis comienza a finales del siglo XIX, coincidiendo con la revolución industrial. El químico alemán Adolf von Baeyer obtuvo la primera síntesis de índigo artificial en 1880 utilizado como colorante sintético para teñir tejidos. A partir de entonces, empezaron a proliferar los productos químicos de síntesis destinados a la agricultura y a la ganadería con unas consecuencias muy graves para la salud y el medio ambiente.

Es muy importante diferenciar los productos químicos de síntesis, obtenidos en un laboratorio, de los productos químicos extraídos directamente de la naturaleza. La manipulación de ambos puede resultar altamente tóxica, pero los segundos no alteran la evolución natural de la Tierra.

En la agricultura convencional se utilizan, principalmente, tres tipos de biocidas:

  • Los fungicidas. Son sustancias tóxicas que se emplean para impedir el crecimiento o eliminar los hongos y mohos, muchos de ellos imprescindibles para el enriquecimiento orgánico de la tierra. Todo fungicida de síntesis, causa daños fisiológicos al suelo y a la planta. De la naturaleza, se pueden obtener algunos fungicidas como el cobre y el azufre. Están permitidos en agricultura ecológica para prevenir o combatir enfermedades como el oídio y el mildiu del viñedo.
  • Los insecticidas. Son compuestos químicos utilizados para eliminar insectos. El origen etimológico de la palabra insecticida deriva del latín y significa literalmente “matar insectos”. Son altamente nocivos ya que eliminan todo tipo de insectos, no sólo los que nosotros consideramos perjudiciales. Esto desencadena un desequilibrio en la cadena alimentaria de nuestro ecosistema.
  • Los herbicidas. Son de lo más nefasto para el suelo. Destruyen todos los microorganismos del suelo provocando un desequilibrio irreparable según detallaremos más adelante.

Para entender mejor la agricultura ecológica, es necesario diferenciar entre:

  • Agricultura convencional. El agricultor convencional cree que sus prácticas agrícolas son las adecuadas para sus cultivos. La utilización de los biocidas es algo imprescindible y no se plantea otro tipo de agricultura. Primero por la falta de información de la existencia de otras alternativas y segundo por la resistencia al cambio. Las personas tendemos a aferrarnos a lo que tenemos y nos cuesta plantearnos hacer las cosas de otra forma aunque seamos conscientes de que podemos evolucionar y mejorar. El agricultor convencional se aferra a su forma de trabajo aunque en muchas ocasiones su conciencia le diga que hay otros caminos.
  • Agricultura tradicional. El agricultor tradicional comenzó a hacer agricultura de una forma natural, sin embargo con el tiempo y al descubrir la existencia de productos “milagrosos” que pueden facilitar su labor va evolucionando, de forma inconsciente, hacia la agricultura convencional. La agricultura tradicional nace de una trayectoria, de una inercia, de una herencia.
  • Agricultura ecológica. El agricultor ecológico, por lo general, viene de la agricultura convencional, cuando se da cuenta de que la utilización de los biocidas no es la solución. Esta decisión de cambio del agricultor, que no suele ser fácil desde un punto de vista psicológico, puede ser por diferentes razones: por convencimiento, por filosofía o por forma de pensar, por salud, por respeto al medioambiente o incluso por razones económicas. Cada persona tiene su razón personal para dar este importante y gran paso hacia la agricultura ecológica. En este caso, la agricultura ecológica nace desde la conciencia.

La enseñanza de las técnicas orgánicas a los agricultores interesados en la conversión es imprescindible para construir una agricultura ecológica duradera y exitosa. Si eres viticultor y quieres acceder a un curso de formación sobre el cultivo del viñedo ecológico te proponemos inscribirte en: “Curso de Agricultura Ecológica Aplicada al Viñedo y al Vino”

Inscríbete al “Curso de Agricultura Ecológica aplicada al
Viñedo y al Vino” y reserva tu plaza aquí
Compartir: Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

Deja tu comentario. Nos ayudará saber cuál es tu opinión para crear nuevos artículos y si tienes cualquier pregunta o duda estaremos encantados de responderte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *