La bodega, construida en el año 2001, está situada en la localidad de ADRADA DE HAZA, en una ladera donde todavía se conservan algunas pequeñas bodegas familiares, tradicionales de la zona. Básicamente, la bodega es un proyecto de bioconstrucción. Se han utilizado materiales naturales como son la piedra caliza, característica de la zona y la madera.

Las paredes están construidas con piedra, alcanzando los 60 centímetros de anchura. Estos anchos muros, rellenos con corcho natural como aislante, permiten conservar constante la temperatura del interior durante todo el año, con breves oscilaciones.

El techo, las ventanas, las puertas y el gran portón de acceso en la entrada principal, están construidos en madera tratada con productos ecológicos para evitar olores que molesten al vino. El acero inoxidable se ha empleado en la pasarela y en la maquinaria para conservar la máxima limpieza. La planta baja de la bodega es subterránea y está destinada al envejecimiento del vino en barricas de roble francés y americano.

La orientación de la bodega es norte/sur con la finalidad de favorecer la refrigeración en verano y el calentamiento en invierno. Es una bodega pequeña, con una capacidad limitada, de unos 60.000 litros de vino, destinada a producir vinos de alta calidad.