Nuestros viñedos están situados en las localidades burgalesas de Adrada de Haza, Pardilla, Fuentenebro y Moradillo de Roa. Los suelos que sustentan las vides tienen su propia personalidad, lo que confiere a la uva características propias y exclusivas que posteriormente se transmitirán a los vinos. La formación de todos los viñedos que cultivamos se realiza en vaso, sin forzar las producciones. Dejamos que cada vid exprese lo mejor de ella, realizando una poda generosa, dejando un número limitado de racimos por cada vid.

Pardilla, Fuentenebro y Moradillo de Roa acogen siete hectáreas de viñas viejas con cepas entre 70-100 años de antigüedad, alojadas en suelos silíceos, profundos, con textura franco arenosa. La altitud se sitúa entre los 920 y los 1016 metros sobre el nivel del mar.

En Adrada de Haza, se emplazan ocho hectáreas de viñas más jóvenes con una edad entre 10-15 años, plantadas e injertadas en campo con sarmientos autóctonos de la variedad de uva tempranillo o tinta del país.La tierra donde están ubicadas es extremadamente caliza, pedregosa, de suelos profundos, con textura franco arcillosa. Situada al abrigo del Páramo de Corcos, a una altitud entre los 890 y 930 metros sobre el nivel del mar.